Un universo de limón

Izaro Andres Zelaieta (31 de diciembre de 1993, Mallabia).

Compositora, romántica y soñadora. De sueño ligero, pero dormilona. Alguien que tiene muy claro qué no quiere ser, pero no tanto qué sí quiere.

Comenzó sus estudios de Física, pero no le convencieron y acabó escribiendo una novela que jamás publicará en las horas de clase. Después se mudó a Donostia a estudiar Comunicación. A una compañera de clase le tocó una guitarra en una tómbola, se la prestó a ella y empezó a tocar la guitarra, y a componer.

Estuvo un tiempo dando conciertos acústios por aquí y por allí. Al poco tiempo se fue a acabar sus estudios a California, los meses que estuvo allí le confirmaron que quería vivir haciendo música. Cuando volvió, grabó su primer disco rodeándose por una banda por primera vez.

Entradas agotadas

El universo poético de Izaro nos aparece decidido a cruzar estaciones sonoras y continentes en su nuevo proyecto. Tras un destacado álbum de debut “om” en 2016, dos años después en el 2018 fue su consagración con la publicación de su segundo trabajo “eason”. La artista ha publicado este año su último álbum llamado “Limones en Invierno”, inauguraba el disco la canción “Invierno a la vista” con la colaboración del gallego Xoel López.

Nunca un artista vasco tan joven y en tan poco tiempo había conseguido llegar a colgar el cartel de “no hay entradas” en todos los templos de la música del País Vasco (Auditorio Kursaal, Palacio Euskalduna, Teatro Victoria Eugenia, etc.). Pero además, ha conseguido acercar a la autora, a la persona, a la artista. Con 26 años ha recogido ya Premios a su carrera: nominación en los Premios MIN a mejor álbum en euskera por om en 2016, el premio Musika Bulegoa por eason en 2018, a su compromiso con la defensa de la mujer (Juntas Generales de Bizkaia), ha recibido la llamada de cineastas como Ben Sharrock o Lara Izaguirre que han usado su música en sus obras cinematográficas (Pikadero y Nora), ha colaborado en congresos internacionales por la defensa de los derechos humanos, ha colaborado también con la Euskadiko Orkestra (Orquesta Sinfónica de Euskadi) y está ahora trabajando en otros proyectos y colaboraciones.

Su último disco “Limones en Invierno” publicado en enero de 2020 fue número dos de la lista de discos más vendidos en España. Y todo lo ha construido desde la autogestión y la autoedición.

Contra viento
y pandemia

Durante el confinamiento Izaro publicó “Tiempo Ausente” una canción de amor dedicada a su público desde la pena del aplazamiento de gira. Grabó también el vídeoclip desde su casa, con su móvil.

El 8 de mayo ofreció un concierto en acústico desde la azotea del Teatro Victoria Eugenia en el corazón de Donostia que se emitió en directo en plataformas digitales y que los vecinos pudieron apreciar desde sus ventanas y balcones.

Izaro comenzó en octubre su gira “limones” aplazada por tercera vez desde aquella primera cita en marzo de 2020 que pilló de pleno la crisis de la COVID-19. Volvían de su gira mexicana cuando se canceló la gira estatal.